Reformas de casas de pueblo

Vas cada verano a tu casa del pueblo. Es parte de tu familia desde siempre o la habéis comprado hace poco para pasar unos días tranquilos.

Reformar una casa de pueblo es una gran oportunidad para disponer de una segunda vivienda o incluso de un posible negocio turístico. Para sacar el mayor partido posible a las reformas de casas de pueblo, sigue leyendo nuestras recomendaciones.

Antes de empezar a tirar paredes necesitas tener claro qué es lo que quieres conseguir con la reforma de tu casa rural. ¿Más espacio? ¿Nueva distribución? ¿Más luz?

Además, dibujar los planos nos ayudará a plasmar las necesidades y son la herramienta perfecta para analizar el espacio disponible, así como establecer nuevas propuestas de distribución.

¿Qué se queda?

El primer paso es realizar un estudio previo del estado actual del inmueble. Las casas de pueblo suelen tener bastantes años sobre su estructura original, es necesario realizar un análisis sobre el estado de las vigas, paredes, tejado, etc.

El resultado de este estudio nos ayudará a decidir qué elementos originales podremos conservar y cuales necesitan ser cambiados.

Una de las ventajas que nos brinda reformar una casa rural es que podemos mantener la condición natural de sus materiales y rescatar la esencia y estilo rural, al tiempo que modernizamos gran parte de ella.

Pero no por ello tenemos que recuperar todo lo viejo. A veces, lo viejo no es sinónimo de antiguo, solo de desgastado, sin mayor valor ni historia que contar. Por eso, tendrás que valorar si merece la pena restaurar, dejarlo como está o cambiarlo por algo nuevo.

Luz

La falta de luz que predomina en las plantas bajas de este tipo de casas se puede solventar con la creación de nuevos espacios abiertos acompañados por grandes ventanales que permitan la entrada de luz natural.

La luz es básica para crear ambientes agradables y amplios.

Espacio

Muchas casas de pueblo son de una sola planta, pero, la altura de sus techos es considerable. Tanto es así, que podría caber la opción de crear una segunda altura dentro de la casa. Un segundo nivel que te permitirá ganar espacio al tiempo que aprovechas los materiales y la luz para crear un entorno natural lleno de luz. Además, favorecerá una mejor ventilación de toda la vivienda.

Es importante que huyas de las excesivas divisiones dentro de la casa, porque podrías estar ahogando el espacio de manera que se perdiera todo el encanto y calidez de tu nuevo hogar.

Al fin y al cabo, una segunda vivienda es para reunir amigos, familiares, compartir momentos … y para eso no hay nada mejor que disfrutar de grandes espacios comunes bien comunicados.

Carpintería

Otro aspecto a tener en cuenta para reformar una casa de pueblo es comprobar el estado de la carpintería. Las ventanas suelen ser huecos más bien pequeños y con poco espacio para la luz. Con una buena reforma puedes conseguir ventanales más amplios y luminosos que den un nuevo sentido a todo el espacio interior de la casa.

Las puertas suelen ser de madera de alta calidad y con adornos ornamentales preciosos. Si te gustan y están en buen estado para ser restauradas siempre podrás aprovecharlas para mantener ese toque rural.

Por partes

Si con tu presupuesto no llegas a todo, tienes que saber qué es lo primero. Reforma inicialmente la estructura de la casa e invierte bien en ella: carpintería, tuberías, tabiques, suelos…y deja para más adelante la decoración de tus sueños. Con el tiempo siempre podrás mejorar los muebles

Confía en la experiencia de personas como nosotros y si tienes cualquier duda contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a reformar tu casa de pueblo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba